Muertes en la mafia de la prostitución de Lugo

La Guardia Civil investiga dos posibles muertes en torno a la mafia de los locales de alterne de Lugo. Según contamos estas semana en Interviú, los investigadores de la operación Carioca están comprobando si unos restos hallados en 2004 en Madrid corresponden a Ana, una mujer rumana que fue testigo protegido del principal implicado en la trama, el cabo primero de la Guardia Civil Armando Lorenzo. Además, la jueza del caso y los agentes del Instituto Armado cuentan con el testimonio de una ex prostituta, que ha relatado como José Manuel García Adán, dueño de dos de los locales de alterne clausurados en la operación, se deshizo del cuerpo de una mujer llamada Sandra en 2007. La joven, que trabajaba para García Adán en el club Queens, ha dicho que la chica murió de manera accidental, pero que su cadáver fue ocultado por el proxeneta y algunos de sus colaboradores habituales en las fuerzas de seguridad.
El sumario del caso, que seguimos revelando en Interviú, desvela cómo el cabo primero Armando Lorenzo y algunos de sus superiores mantuvieron a las red de proxenetas en una absoluta impunidad durante casi una década. E incluso, como contamos esta semana, cómo el brigada que dirigía el Equipo de Delitos contra las Personas participaba en las juergas sexuales organizadas por el cabo con las prostitutas brasileñas.

Interviú adelanta los detalles de la ‘operación Carioca’


La operación Carioca lleva camino de convertirse en la mayor operación desarrollada nunca en España contra las redes de prostitución. La Unidad de Asuntos Internos de la Guardia Civil llevaba años investigando una trama centrada en Lugo y en la que participaban guardias civiles, policías nacionales, policías locales y hasta algún político, como el ex subdelegado del Gobiero en Lugo, Jesús Otero, que se vio obligado a dimitir tras verse salpicado por otro escándalo, el del sobreseimiento ilegal de multas.
Esta semana, en Interviú contamos con detalle las implicaciones de Otero en la trama. Relatamos cómo llamó a un policía para interesarse por una prostituta brasileña, novia de un concejal de Monterroso, en mayo de 2009, para tratar de retrasar su expulsión. También contamos cómo no dio curso a las denuncias que recibió en la Subdelegación que hablaban de los abusos del cabo primero Armando Lorenzo, el principal objetivo de la operación.
Esta mañana, he visto que la Cadena Ser publica en su web parte de nuestra información y con la elegancia que caracteriza a la emisora, no hace mención alguna a nuestra exclusiva. Todos los datos, en la revista Interviú de esta semana.

Un traductor de la policía, líder de un grupo internacional de secuestradores

Los tres detenidos, antes de ser arrestados por la policía.

Muhammad Sagheer era en Pakistán, su país de origen, el responsable de un clan familiar de delincuentes, dedicado a robar y secuestrar. En España vivía bajo la identidad de Muhammad Zahid Saleem y trabajaba en la empresa Serprotec como intérprete de la policía y los juzgados de Tarragona, provincia en la que residía junto a su novia, una rumana dedicada también a la traducción.
Los dos fueron detenidos en Constantí, junto a otro paquistaní, por la Sección de Secuestros y Extorsiones de la UDEV Central. Acababan de cobrar en París más de 100.000 libras a cambio de la vida de un niño de cinco años de nacionalidad británica, secuestrado en Pakistán por la red liderada por Sagheer, de la que contamos todos los detalles esta semana en Interviú.
El secuestro ocurrió en Pakistán, la familia del niño vivía en Reino Unido, el rescate se pagó en Francia y todos los pasos del secuestro fueron dirigidos desde Tarragona y Barcelona por Sagheer y su novia. La globalización del crimen es un hecho. La Sección de Secuestros de la UDEV está preparada para ello. Lo demuestran en cada una de las operaciones que llevan a cabo.

La herencia del Windsor, esta semana en Interviú


La herencia de la familia Reyzábal se va a dirimir en los juzgados. Varios de los hermanos, herederos de una fortuna levantada por el patriarca –Julián Reyzábal– con cines, discotecas y edificios tan singulares como el Windsor, han denunciado que uno de ellos, Julián, conocido como Juliancho, está siendo despatrimonializado por dos de sus empleados, los hermanos Youssef y Mohamed Ben Hammou, según contamos esta semana en Interviú.
Los dos hermanos han sido detenidos por la policía y están en prisión, acusados de un delito contra la hacienda pública, ya que no han rendido cuentas ante la Agencia Tribiutaria del espectacular incremento patrimonial que han tenido gracias a la generosidad de su jefe, Julián Reyzábal. La policía cifra entre 15 y 20 millones de euros el dinero que los dos hermanos, nacionalizados españoles, han recibido, mediante el cobro de talones, de Reyzábal. Mohamed y Youssef eran porteros en algunos de los locales regentados por su jefe y se habían convertido en las personas de máxima confianza de su jefe: escoltas, chóferes, assistentes. La familia sospecha que los hermanos se estaban aprovechando de Julián, un hombre soltero y solitario, y que la herencia estaba en peligro. Lo tenéis todo en el número de Interviú de esta semana.

La historia del banquero que perdió la cabeza por una prostituta húngara, esta semana en Interviú

Santiago Blázquez, apoderado del Banco Santander hasta diciembre de 2008, está acusado de haberse apropiado de tres millones de euros de las cuentas internas de la entidad y haberlos desviado a cuentas ajenas al banco. Casi dos de esos tres millones de euros fueron a manos de Ilona Hajas, una prostituta húngara, veinte años más joven que Blázquez y a la que, según dijo el acusado a la policía, conoció en un bar de copas de Madrid.
Durante cuatro años, según contamos esta semana en Interviú, el apoderado del Departamento de Extranjeros del Banco Santander hizo 300 transferencias irregulares. Las que no acababan en las cuentas de Ilona, terminaban en un depósito del que eran titulares el propio Blázquez y su esposa, que llevaban un altísimo tren de vida hasta que, el pasado mes de marzo, el apoderado fue detenido.
La impunidad de la que había disfrutado durante cuatro años acabó por un error: una vez prejubilado, en diciembre de 2008, regresó a su puesto de trabajo y probó si las claves con las que llevaba cuatro años estafando a su propio banco funcionaban. Al comprobar que seguían sirviendo, se transfirió 20.000 euros, lo que hizo saltar, ahora sí, las alarmas del banco.

El suicidio de Daiane en la cárcel de Meco, esta semana en Interviú

Daiane Laurindo Da SilvaLa brasileña Daiane Laurindo Da Silva tenía 25 años cuando ingresó, en febrero de 2008, en la prisión de Meco. Había sido detenida después de que la Guardia Civil detectase en su equipaje diez kilos de anfetamina, que la joven pretendía transportar desde Amsterdam hasta Río de Janeiro, pasando por Madrid. Un mes después de su ingreso en la cárcel, Daiane se colgó en una celda de aislamiento, donde fue enviada tras una pelea con otra interna.

Según el testimonio de una ex reclusa de Meco, que recogemos en este número de Interviú, Daiane fue objeto del acoso de los funcionarios de la prisión, una práctica que, según esta ex interna, era algo habitual. «Las extranjeras, jóvenes y guapas tenían que tragar», cuenta M. en el reportaje de Interviú. Este tipo de comportamiento costó el puesto, según adelantó el diario 20 minutos, al director, al subdirector de seguridad y al administrador de la prisión. La historia de Daiane y el ambiente de relajo de Meco, esta semana en Interviú.

Los niños de Casa Guatemala acusan a Gabriel


El pederasta Gabriel Jordá, localizado y detenido gracias a un reportaje de Interviú, sigue en prisión, mientras las autoridades españolas y guatemaltecas continúan investigando qué hizo durante los casi tres años que pasó como profesor en Casa Guatemala, una residencia para niños huérfanos ubicada en Río Dulce. Los responsables de la ONG, tal y como contamos esta semana en Interviú, están colaborando activamente para saber si Jordá siguió dedicado a la pedofilia en un lugar tan sensible para ello como un orfanato.
La policía ha analizado el contenido del ordenador y de los discos duros externos que manejaba Jordá en Guatemala. Allí han encontrado fotografías de niños desnudos, pero no hay ninguna evidencia de que abusase de los menores. Eso sí, una veintena de niños le acusan de esconderse mientras se desnudaban o se vestían, de hacerles fotos desnudos y de tocarles, tal y como contamos en Interviú esta semana. Casa Guatemala está volcada en aclarar todo lo que ha hecho Jordá allí. Sería una pena que la actuación de un prófugo –que también trabajó en varios colegios de Valencia antes de su primera detención– ensuciase el trabajo de los responsables y los voluntarios que se dedican a alimentar, escolarizar y cuidar niños en una de las zonas más pobres del planeta.

El estafador y su amigo, el obispo, esta semana en Interviú


Pedro José Urrutia Urrutia está encarcelado en la prisión de Martutene (Guipúzcoa) desde el pasado mes de diciembre, cuando fue extraditado desde Costa Rica, donde fue detenido gracias a las investigaciones de la UDEF Cenrtral de la Comisaría General de Policía Judicial. Urrutia está acusado de haber estafado veinte millones de euros al grupo empresarial vasco Indaux, tras ganarse la confianza del director financiero del holding, que también está acusado en el mismo procedimiento.
Lo sorprendente, como contamos esta semana en Interviú, es que, pese a la detención del estafador y sus cómplices y a la incautación de varios bienes en Costa Rica, la mayor parte del botín sigue sin aparecer. La última pista que sigue la Policía lleva a los agentes hasta la Conferencia Episcopal de Costa Rica, donde un obispo amigo del detenido puede guardar el secreto del dinero.

Interviú revela esta semana cómo los espías acabaron con Ramón Calderón


Ramón Calderón dejó la presidencia del Real Madrid en enero de 2009, después de que estallase el escándalo de la asamblea de socios que manipuló. El descubrimiento de este fraude fue la puntilla que le asestó el equipo de detectives privados que desde el mes de marzo del año anterior espiaban e investigaban los movimientos, los intereses y las relaciones de Ramón Calderón, su familia, su junta directiva y sus hombres de confianza.
Esta semana, revelamos en Interviú cómo se gestó, lo que costó y quién estuvo detrás de lo que fue una precisa operación de demolición contra el mandatario blanco. Durante nueve meses, agencias españolas e italianas de investigación privada grabaron con cámaras ocultas a toda la junta directiva y pusieron al descubierto numerosas irregularidades, que acabaron pasando factura a Calderón. Todo, esta semana en Interviú.

Interviú habló del refugio etarra de Venezuela en noviembre de 2007


«Los servicios antidroga españoles no están nada contentos con Chávez. Pero tampoco los grupos antiterroristas. Por un lado, organizaciones integristas islámicas violentas, como Hamás y Hezbollah, ya tienen oficina y simpatizantes en Venezuela (ver recuadro). Por otro, más estrictamente español, el asunto de los etarras que viven en Venezuela, muchos desde los años 80. “Lo que ha cambiado con Chávez es que los etarras antes eran empresarios privados que financiaban desde allá; ahora muchos están integrados en la estructura del régimen, y se han unido con otros procedentes de México desde que el Gobierno de allí empezó a colaborar con nosotros. Algunos cobran de gobiernos y municipios controlados por los chavistas, incluso. Y todos tienen ya pasaporte venezolano”, asegura un agente antiterrorista.
La cabeza visible de los etarras en Venezuela es Arturo Cubillas, acusado de tres asesinatos entre 1984 y 1985, cuando formaba parte del comando Oker. Cubillas se refugió allí en 1989 y abrió un restaurante al que llamó como su grupo asesino, en el que compartía pistolas con Idoia López Riaño, la Tigresa. En Venezuela, Cubillas se casó con Goizeder Odriozola, hija de exiliados vascos. En 2005, el Gobierno de Chávez lo nombró director de Bienes y Servicios del Ministerio de Agricultura. Su esposa pasó del mismo ministerio a convertirse en directora general del Despacho de la Presidencia, una especie de gabinete de Chávez. Atrás quedaban las extradiciones en 2002 de Sebastián Etxaniz –condenado por tres asesinatos– y Juan Víctor Galarza. El Gobierno de Chávez rectificó pronto y ofreció pagar 325.000 euros de indemnización, aunque luego anunció que no lo haría.
En Venezuela viven cómodamente, según informes antiterroristas españoles, Miguel Ángel Aldana, alias Askatu –acusado de dos asesinatos–, María Arana Altuna, Carmen Albizu Etxabe… Hasta unos cuarenta etarras. Algunos, los más afortunados, trabajan ya para ayuntamientos chavistas».

Este texto forma parte de un reportaje escrito por Luis Rendueles y por mí en Interviú y publicado el 19 de noviembre de 2007. En él, detallábamos varias de las conexiones del régimen de Chávez con narcotraficantes y terroristas. Podéis comprobar cómo hablábamos de Cubillas y de las relaciones de los etarras con los círculos bolivarianos. Casi tres años después, el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha puesto en negro sobre blanco y con membrete de la Administración de Justicia las relaciones de etarras con narcoterroristas de las FARC y la cobertura que da a ambos grupos el caudillo bolivariano.
Recuerdo que la publicación de este reportaje coincidió con una visita a Venezuela de una delegación policial española de alto nivel para hablar de narcotráfico. España pretendía asumir en Venezuela lo que la DEA –expulsada de allí– hace en el resto del Cono Sur. Los comisarios españoles desplazados al país sudamericano tuvieron que aguantar cómo sus colegas les mostraban el texto de Interviú pidiéndoles explicaciones. No hubo mala intención. La fecha de publicación estuvo mal escogida, pero el reportaje, como vemos hoy, era certero. Hoy mismo, en El País, José María Irujo publica una muy buena historia sobre el balneario que los etarras tienen en Venezuela.