Carta al fiscal Julián Salto

barcenas-mafia--620x349Ilustrísimo señor fiscal Julián Salto:

Con el debido respeto que me merece usted, como cualquier otro garante de la legalidad, me tomo la libertad de escribirle unas líneas. Leo en la prensa que ha solicitado dos años y medio de cárcel para los reporteros del diario ABC Cruz Morcillo y Pablo Muñoz. Les acusa de descubrimiento y revelación de secretos porque difundieron el contenido de una intervención telefónica. Estoy seguro de que lo hace usted respetando al máximo la legalidad y la imparcialidad que el estatuto de su carrera le obliga a preservar y sin ningún ánimo justiciero o revanchista, propio de regímenes donde no es precisamente el imperio de la ley el que rige. Continúa leyendo Carta al fiscal Julián Salto

Bruselas y el odio a nuestro sistema de vida

 

Khalid El Bakraoui, Ibrahim El Bakraoui y Najim Laachraoui.
Khalid El Bakraoui, Ibrahim El Bakraoui y Najim Laachraoui.

Desde el pasado mes de diciembre, los servicios de inteligencia occidentales tenían la seguridad de que alguna ciudad del centro de Europa iba a ser objetivo del terrorismo yihadista. Casi con resignación, un inspector de la Comisaría General de Información me dijo hace unas semanas: “Amsterdam, La Haya, Berlín… Pero la que más papeletas tiene, sin duda, es Bruselas”. Desgraciadamente, su predicción se cumplió ayer. Los yihadistas dejaron una treintena de muertos y esa sensación de que poco o nada se puede hacer con quien ama la muerte tanto como nosotros amamos la vida, tal y como dijo Mohamed Merah, el autor de siete asesinatos en Toulouse en 2012, antes de ser abatido por agentes franceses. Continúa leyendo Bruselas y el odio a nuestro sistema de vida

Diego Torres, noqueado

Diego-Torres-juicio-caso-Noos_105000295_1630184_1706x960Veinte horas estuvo Diego Torres dando muestras de su verborrea. Contestó durante dos jornadas y media al fiscal Horrach, a la abogada del Estado y a la letrada del Gobierno balear. Contestó de forma tan prolija que parecía querer acabar con los interrogatorios por agotamiento, por abandono del que preguntaba. Con una cuidada apariencia de solvencia, de seguridad, tirando de documentos o de la memoria de su ordenador portátil, aportaba detalles que muchas veces poco tenían que ver con las cuestiones que le planteaban. Continúa leyendo Diego Torres, noqueado

El vendedor de crecepelo

crecepeloTorres

Trajeados, con sombreros de copa altos, a bordo de destartalados carricoches y con la compañía de una especie de asistente, los vendedores de crecepelo iban de pueblo en pueblo en el lejano oeste, colocando productos de propiedades milagrosas. Diego Torres debió ser una suerte de moderno vendedor de crecepelo en el mundo de “los proyectos” y “la consultoría”, los términos que lleva repitiendo desde el martes hasta la extenuación.

 

Continúa leyendo El vendedor de crecepelo

Corruptos del mundo: traten bien al contable

tejeiro
El contable de Francisco Correa, José Luis Izquierdo, intentó comerse el pendrive que contenía el Santo Grial del caso Gürtel, toda la información referente a las mordidas que la red de Correa pagaba a los políticos populares. Uno de los contables de Al Capone, Louis Shumway, fue el testigo que Elliot Ness empleó para poder condenar al jefe de la mafia de Chicago por delitos fiscales. Marco Antonio Tejeiro, un boticario nombrado contable del Instituto Nóos por su cuñado, Diego Torres, ha sido hasta el momento el principal ariete del fiscal anticorrupción de Baleares, Pedro Horrach.  Continúa leyendo Corruptos del mundo: traten bien al contable

El Supremo avala una reportaje de Interviú sobre un acusado de pederastia en Camboya

Francisco Pellicer durante un viaje a Camboya.
Francisco Pellicer durante un viaje a Camboya.

La oficina de prensa del Tribunal Supremo difundió ayer una nota de prensa en la que se resumía una sentencia de la Sala I del Alto Tribunal, que estima un recurso de la revista Interviú. El origen de este fallo está en una información escrita por mi compañero Luis Rendueles y yo en el citado semanario. El protagonista era Francisco Pellicer, un hombre acusado por las autoridades camboyanas de pederastia y detenido y encarcelado en España. Pellicer denunció, no solo a Interviú, sino también al programa Julia en la Onda y a mí en particular al considerar que la publicación del reportaje, la emisión de un programa de radio y las entradas de mi blog habían vulnerado sus derechos al honor, la intimidad y la imagen. Reproduzco a continuación la nota de prensa del Tribunal Supremo y aquí podéis leer la sentencia completa. Continúa leyendo El Supremo avala una reportaje de Interviú sobre un acusado de pederastia en Camboya

Mamá, Triana y la extraña compañera de banquillo

lavanguardia.com
lavanguardia.com

 

La primera semana del juicio por el asesinato de Isabel Carrasco deja unas pocas certezas, muchas dudas e innumerables imágenes para los cinco hombres y las cuatro mujeres que decidirán la culpabilidad o no de Montserrat González, Triana Martínez y Raquel Gago, a las que el fiscal y las acusaciones piden 23 años de prisión. Continúa leyendo Mamá, Triana y la extraña compañera de banquillo

‘Narcos’ y El Chapo

Dos días después de la detención de Joaquín El Chapo Guzmán, el responsable del cartel de Sinaloa, una de las organizaciones criminales más poderosas del planeta, las autoridades mexicanas han facilitado numerosos detalles de su captura y de las investigaciones que terminaron con el caudillo de Sinaloa esposado por los comandos de la Marina. Y cada uno de esos detalles sirve para desmitificar al narco mexicano que dejó en ridículo hace seis meses a su Gobierno, protagonizando una espectacular fuga de la prisión de máxima seguridad de El Altiplano.

Continúa leyendo ‘Narcos’ y El Chapo

Ganan los corruptos

1450717916_889767_1450724019_noticia_normal
Hace ya unos años, el ex juez Santiago Torres, un infatigable luchador contra la corrupción y el crimen organizado, me lo dijo muy claro: “los corruptos siempre ganan la guerra; se pueden ganar pequeñas batallas, pero ellos, al final, siempre ganan”. Me lo decía pocas semanas después de arrojar la toga, de quitarse las puñetas para siempre y abandonar la judicatura para convertirse en abogado. Torres había sido el primer juez que hizo llegar el estado de derecho a la Marbella de Gil y Gil, el magistrado que destapó una enorme red corrupta en el Ayuntamiento de Madrid en la Operación Guateque, y el juez que desde su despacho de Plaza de Castilla logró encerrar en una cárcel de Miami a Álvaro López Tardón, el narcotraficante español más poderoso. Fueron sus pequeñas batallas ganadas, pero dejó la carrera judicial con la sensación de que había perdido. Continúa leyendo Ganan los corruptos

Gracias, Fiti

fiti
Llevo once horas acumulando en mi cabeza recuerdos, imágenes y palabras de Fiti. Juan Luis Álvarez, Fiti, ha muerto hoy, de repente, mientras tomaba café en el bar en el que lo solía hacer cada mañana antes de ir a la redacción de Interviú, una redacción que lleva once horas llorándole, une redacción en la que ha dejado un vacío –él sí– que será imposible de llenar. Al mediodía, Luis Rendueles me mandaba un lacónico whats app en el que me daba la noticia. Unos días antes, Luis y yo habíamos hablado de él: “está haciendo cálculos para ver si puede prejubilarse”, me dijo Luis. Dejé hace algo más de tres años Interviú y uno de los momentos que tengo grabados de aquel día fue el abrazo de Fiti: “Morenín, te va a ir de puta madre, ya lo verás”. Fiti en estado puro. Fiti bondadoso y generoso, como fue siempre en los doce años que compartí redacción con él.

En un tiempo en el que lo políticamente correcto amenaza con gangrenarlo todo, Fiti era el más políticamente incorrecto. En un tiempo en el que los periodistas olvidamos la esencia de este oficio y pasamos más horas en las redes que escuchando y anotando con boli y bloc, Fiti renegaba de las redes sociales y se negaba a pronunciar bien Facebook o Twitter. En un tiempo en el que la competitividad se entiende como el pisoteo al compañero, Fiti era el que te echaba una mano siempre que podía y si el lunes habías publicado un buen reportaje, era el primero que te felicitaba. Fiti leía los periódicos en papel, tomaba notas en servilletas y no sabía, ni puñetera falta le hacía, qué es un smartphone ni un hashtag.

Fiti era el último de su especie. Un reportero de los que convirtieron a Interviú en una escuela de periodismo en la que tuve el privilegio de aprender. Se fue su amigo Antonio, con el que discutía de gastronomía y arte sacro, y se fue su amigo Freddy, con el que formaba la pareja más peculiar y eficaz del periodismo español. Ellos se fueron, pero él siguió impartiendo magisterio. Si Fiti iba a un pueblo a por una historia, la contaba bien contada y, además, venía con la lista de los restaurantes más apañados de la zona. Fiti titulaba como nadie y era rápido y eficaz escribiendo, pese a sus peleas con los sistemas informáticos y de edición. El olfato y el instinto le mantuvieron en primera línea, contando historias en letra impresa, dando voz a los que nunca tienen. Recorría los periódicos de provincias husmeando noticias que él convertía en reportajes. Capaz de que le abriesen una iglesia en plena noche o de convencer a un grupo de vecinos para que posasen en cualquier sitio, Fiti era único en la calle. Depositario de unos códigos a punto de extinguirse, Fiti era honrado con su trabajo y con sus compañeros.

Fiti me acogió, como a tantos otros compañeros, sin recelos, sin reservas, sin preguntar cómo había llegado hasta allí. Me contó cientos de batallas parecidas a las que cuento yo ahora a los jóvenes con los que trabajo. Fiti mantenía el espíritu de una redacción y hacía buena la frase de que las redacciones no son lugares en los que se trabaja, sino lugares que se viven: ponía música infame al caer la tarde, era faltón con todos, sin importarle si eran directores o becarios, y encajaba las críticas a su indumentaria con torería: “Este paño, chaval, es de primera”, decía tocándose la pelliza.

Hoy Fiti se ha ido. Ha dejado dos hijos huérfanos y una redacción rota. Yo solo puedo darte las gracias. Por ese abrazo del último día que estuve en Interviú y por lo generoso que siempre fuiste conmigo. Nos vemos, socio.