Muñoz Molina en tiempos de griterío

todo-lo-que-era-solido_9788432215445
“Cuando el debate degenera en griterío las voces templadas son las primeras en dejar de escucharse: primero, porque las tapa el volumen de los que hablan a gritos; después, porque desisten; en el último caso, porque se silencian mediante el anatema y la censura”. La frase está en el nuevo libro de Antonio Muñoz Molina, Todo lo que era sólido, una serie de reflexiones acerca de lo ocurrido en España durante los últimos años, todo lo que creíamos sólido y nos ha llevado a la situación que pasa en la actualidad el país. El libro desmenuza el despilfarro, la baja calidad moral y profesional de nuestros políticos, la complicidad del periodismo con muchos de ellos, pero también la responsabilidad personal de cada uno para llegar a este calamitoso estado.
La frase que encabeza este post creo que refleja a la perfección lo que sucede en este momento. Y me explico. En Más Vale Tarde, nuestro programa de La Sexta, nos ocupamos en la última semana de la polémica de los escraches. Dimos voz a González Pons, Iñaki Oiarzábal y a Cristina Cifuentes, tres de los protagonistas del debate. Y también hablamos con tres abogados de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y Stop Desahucios, incluso uno de ellos estuvo en el plató. Hicimos periodismo, ofreciendo las versiones de unos y otros para que el público contase con todos los puntos de vista y se formase una opinión. Pues bien, como dice Muñoz Molina, el debate ha degenerado en griterío. El mero hecho de dar voz a tres políticos del Partido Popular nos ha convertido –según el punto de vista de un buen puñado de espectadores– en cómplices de los bancos, amigos de los poderosos y hasta en terroristas.
No creo que sea justo. Ser periodista no es adoctrinar: es poner a disposición del espectador todos los puntos de vista para enriquecer el debate. Y bien saben los que nos tildan ahora de amigos de los poderosos, que si ha habido una cadena y un programa que ha dedicado espacio al drama de los desahucios ha sido La Sexta y Más Vale Tarde. Pero contra el griterío, poco puede hacerse. Nosotros seguiremos haciendo periodismo.

De vuelta con agradecimientos y querellas

1360186953_428325_1360187741_noticia_normalNo escribía nada aquí desde el pasado mes de octubre, cuando cerré una etapa de mi vida al marcharme de Interviú –la revista en la que trabajé en los últimos trece años– y me incorporé a La Sexta Noticias como jefe de investigación. He vivido desde entonces en una montaña rusa laboral y emocional que me hizo abandonar este punto de encuentro con vosotros, pero sobre todo conmigo. Poco a poco intento retomar rutinas –benditas rutinas llegada cierta edad– y entre ellas está la de regresar a este rincón en el que vuelco mis desvaríos, cabreos, reflexiones, recomendaciones… Le he lavado la cara al blog y desde hoy me comprometo a alimentarlo con la regularidad que pueda y me permitan Más Vale Tarde, Territorio Negro y Espejo Público, los espacios en los que me podéis ver y escuchar.

Me despedí de los que habían sido mis compañeros en Interviú durante los últimos trece años en el último post y aprovecho este regreso para dar las gracias a los que son mis compañeros desde el pasado 1 de octubre en La Sexta Noticias. Llegué allí hace cuatro meses sin saber prácticamente nada de ese medio y solo me he encontrado ayuda, comprensión, paciencia y  mucho compañerismo, especialmente en la redacción del programa Más Vale Tarde, el espacio que conduce Mamen Mendizábal y en el que me podéis ver todas las tardes a las 18.15. Gracias a ellos y a los espectadores que, sobre todo en las últimas semanas, nos están acompañando.

Hace unas semanas, mis compañeros de la sección de Nacional de La Sexta Noticias fueron los primeros en hablar de la relación de Andrei Petrov, el presunto mafioso ruso detenido en Lloret de Mar, y el ex alcalde de la localidad Xavier Crespo, hoy parlamentario de CiU. La noticia fue contrastada como exigen los cánones del oficio: hu

bo llamada a CiU y desde allí una portavoz no solo negó todo, sino que amenazó con presentar una querella contra la cadena, querella de la que hasta hoy nada se sabe. Días después, mis compañeros de Nacional volvieron a dar otra primicia: la fotografía de Crespo y su esposa en el helicóptero privado de Viktor Kanaikin, el jefe de la red de blanqueo a la que pertenece Petrov y que ilustra esta entrada. Crespo y su esposa viajaron a Rusia en 2008 con todos los gastos pagados, viaje que repitió el ex alcalde dos años después.

Nada sabemos de querellas de CiU en La Sexta Noticias. La amenaza de querella es un arma que, como hemos visto en los últimos días, sirve de bien poco si no va acompañada de la correspondiente visita al juzgado para su inmediata presentación. Seguro que los abogados de Luis Bárcenas tuvieron la misma percepción que tuve yo al oír la amenaza de CiU cuando escucharon a los líderes del Partido Popular amenazando con poco más o menos que bloquear los juzgados con denuncias, demandas y querellas al tesorero. Si se llega a los tribunales, quizás lleguemos a una verdad: la judicial. De momento, no tenemos ninguna.