Ser portada de Interviú

El diario El Mundo publicó ayer en la web de ese periódico y hoy en la contraportada una historia protagonizada por Cintia Martínez, una chica de la que hasta ayer no había oído hablar nunca y eso que fue portada de la revista de la que soy adjunto al director. Al margen del poco rigor y las inexactitudes que el diario tuvo que ir corrigiendo a lo largo del día –pasó de ser asesora de la Junta Municipal de Moncloa a haber colaborado tres meses haciendo un ciclo de teatro–, me llamó la atención la postura del grupo municipal socialista, que inmediatamente dijo que iba a presentar una pregunta y a pedir explicaciones al concejal de Moncloa, Álvaro Ballarín, por el fichaje. Al PSOE de Madrid –partido de exitosa trayectoria en las últimas décadas, ahí están sus brillantes resultados en Ayuntamiento y Comunidad– le parece fatal que una mujer que haya salido en la portada de Interviú pueda tener un trabajo en la Junta Municipal de Moncloa. Durante el día de ayer, algún portavoz se encargó de decir que el problema de Cintia era su falta de cualificación. Aquí tenéis el curriculum de la mujer, del que, por cierto, el diario dirigido por Pedro Jota Ramírez omitió casi todo, excepto, naturalmente, que había posado para Interviú. Me encantaría ver los curriculums de unos cuantos concejales socialistas, habida cuenta de los que atesoran, por ejemplo, algunos de los ministros del Gobierno…

Como me decía hoy una compañera de Antena 3, curtida durante muchos años en la información local, es tiempo de elecciones y vale todo. Imagino que es así, que cualquier cosa sirve para desacreditar al rival, en este caso Alberto Ruiz Gallardón. Él y su equipo han defendido a Cintia y han aclarado la relación que tuvo con la Junta de Moncloa, que poco tiene que ver con la que contó elmundo.es durante gran parte del día de ayer.

Casi 1.700 mujeres y algún hombre han salido en la portada de Interviú. Imagino que entre ellas ha habido de todo, pero lo que tengo claro es que no es un hecho que desacredite a nadie para desempeñar ninguna actividad. A bote pronto, en la portada de Interviú han aparecido posando Paula Vázquez, Anne Igartiburu, Miriam Díaz Aroca, Jesús Vázquez, Marta Sánchez, Marisol, Lola Flores, Victoria Abril, Victoria Vera,María José Suárez,  la China Patino… ¿Alguna han quedado descalificada para algo? No. Pero lo que más me sorprende de todo es que el PSOE y el diario El Mundo consideren que un comportamiento privado inhabilita a alguien para desempeñar alguna labor…

Anuncios

Una gran exclusiva y cómo los peces grandes se enfadan con los peces pequeños


En el periodismo, el pez grande no siempre se come al pez pequeño. Este oficio está lleno de ejemplos que contradicen esta supuesta ley de la natural. En Estados Unidos, las grandísimas exclusivas no son propiedad de los acorazados como el New York Times, el Washington Post o las grandes cadenas. Muy al contrario, en todas las ediciones de los premios Pulitzer se premian trabajos de investigación hechos por magníficos periodistas que trabajan en medios pequeños. Y los medios grandes recogen esas informaciones, citan a los autores y reconocen su trabajo.España, evidentemente, no es Estados Unidos. La distancia entre uno y otro país es gigantesca y esa distancia se multiplica por cien cuando hablamos de prensa. Periodistas, responsables y propietarios de medios tenemos mucho que aprender de nuestros colegas estadounidenses.
Los que no trabajamos en grandes acorazados de la prensa sufrimos muchas veces el ninguneo, cuando no el desprecio, de los colegas de los medios grandes. Si alguna vez damos una exclusiva, ésta es ignorada en el mejor de los casos. Y en el peor, como nos ha pasado recientemente en Interviú, los peces grandes van a pedir explicaciones a las fuentes de información de cómo es posible que los peces pequeños hayan podido comer en ese mar que hasta entonces era de su uso exclusivo.
Hoy ha vuelto a pasar. Los compañeros de 20 minutos, un medio gratuito en el que hay un puñado de buenos periodistas, han informado en exclusiva esta mañana de la destitución de toda la cúpula de la prisión de Alcalá Meco por un escándalo sexual. Instituciones Penitenciarias ha reconocido a primera hora la veracidad de la noticia y ha dado detalles sobre el tema.
He seguido el tema durante todo el día en los diarios digitales. Cuando escribo este post –son las 20.50–, repaso las webs de tres acorazados:
abc.es, como tiene por costumbre, cita en el primer párrafo de la información a 20 minutos. El periódico de Vocento siempre demuestra señorío en este terreno y no tiene reparo alguno en citar a los autores de las exclusivas. Lo sé bien por experiencia.
elpais.com lleva una información propia de Elsa Granda. Muy buena, reproduce un parte en el que se detalla alguno de los sucesos que han acabado con la cúpula de la prisión destituida y cita a 20 minutos. En la noticia de la mañana –que a esta hora sigue siendo la segunda más vista–, se cita al diario gratuito en el cuarto párrafo y para desmentir parte del contenido de la exclusiva.
En elmundo.es se puede leer esto en una noticia actualizada a las 17.03: “Según ha podido saber ELMUNDO.es, Instituciones Penitenciarias ha iniciado una investigación sobre varios funcionarios que podrían haber mantenido relaciones sexuales con las reclusas a cambio de favores”. En el siguiente párrafo se puede leer: “El diario gratuito ’20 minutos’ ha publicado que los funcionarios se acostaron con las reclusas a cambio de pasarles droga o de dejarles utilizar el teléfono móvil.” Es decir, elmundo.es ha podido saber lo mismo de lo que ya informó 20 minutos. A esta hora, elmundo.es lleva en su portada una noticia firmada por Europa Press en la que ya no se cita a 20 minutos.
Vergonzoso. ¿Tanto cuesta reconocer el mérito de los compañeros? Este oficio, que nadie lo olvide, sigue y seguirá siendo algo tan sencillo como que uno tenga a alguien que le cuente algo interesante. Y afortunadamente, de vez en cuando, se lo cuentan sin mirar para qué cabecera trabaja, sino, simplemente, porque es un buen periodista.

Madrid bajos fondos, nuevo blog de sucesos


Doy desde aquí la bienvenida a un blog sobre información de sucesos que se ha puesto en marcha hace unos días en elmundo.es. Los responsables de Madrid bajos fondos son los dos titulares de la cartera de sucesos en el periódico, Pablo Herráiz y Luis Fernando Durán, dos buenos reporteros de un género que, si gente como ellos y otros pocos no lo evitan, está en peligro de extinción.

Me alegra saber que el medio de comunicación líder en Internet en España se preocupa de los sucesos y da cabida en su web a la información más pura y más difícil que hay en el periodismo. Bravo por los responsables de la web –Fernando Baeta y Fernando Mas– y por los dos compañeros, Pablo y Luisfer. Enhorabuena y aquí os dejo enlazados en este humilde blog.

Secretos del 11-M al descubierto


Se habían acallado los ecos de la sentencia del 11-M, el Partido Popular había decidido enterrar el caballo de batalla conspiratorio, el caso parecía quedar ya en manos de juristas que decidirían en el Alto Tribunal el rigor del fallo, cuando apareció la mujer del juez Gómez Bermúdez y su libro. Elisa Beni ha logrado lo que parecía casi imposible: que El País y El Mundo se hayan puesto de acuerdo para descalificar el libro La soledad del juzgador. Pero con matices, naturalmente. El editorial de El País de ayer arrancaba con las siguientes palabras, que yo suscribo: “De todos los periodistas que hay en España, ninguno tenía más motivos para no escribir un libro titulado ‘La soledad del juzgador. Gómez Bermúdez y el 11-M’ que Elisa Beni, responsable de comunicación del Tribunal Superior de Madrid y esposa del presidente del tribunal juzgador de los atentados del 11-M, Javier Gómez Bermúdez.
El Mundo, por su parte, solicitaba también en su editorial de ayer que el Consejo General del Poder Judicial abriese un expediente al juez Gómez Bermúdez por revelar secretos sobre las deliberaciones. Si el CGPJ no toma esta iniciativa, para el periódico, “habrá que llegar a la conclusión de que Gómez Bermúdez se ha ganado una patente de corso por su habilidad al dictar una sentencia que parece destinada a contentar por igual a los defensores de la verdad oficial sobre el 11-M que a quienes la hemos cuestionado”.
Para mí, ni el libro no pasa de ser una recopilación de referencias al juicio ya publicadas, un repaso a lo que escribieron algunos compañeros y algún detalle costumbrista, como el paracetamol que de cuando en cuando tiene que tomar Gómez Bermúdez cuando llega a casa tras una agotadora jornada en la Audiencia Nacional. Pilar Manjón también ha mostrado su disgusto por el libro, al considerar que la mujer del magistrado la ha puesto en el punto de mira del terrorismo islamista, ya que revela su participación en la reapertura del sumario del atentado del restaurante El descanso. Y el juez Alfonso Guevara, compañero de Gómez Bermúdez en el tribunal del 11-M, tampoco parece muy contento con las referencias que hay acerca de él en el libro. Así que, como veis, unanimidad casi absoluta a la hora de censurar la obra de Elisa Beni.
Sin embargo, de todos los supuestos secretos que revela el libro, sí hay unos que no deberían haber sido vulnerados jamás. Son los secretos de unos niños, hijos de víctimas del 11-M, que le entregaron en una caja al juez Gómez Bermúdez en una emotiva visita de los pequeños a la Audiencia Nacional. En aquel acto, al que también acudió el abogado defensor Endika Zulueta, los niños escribieron sus reflexiones, sus pensamientos, sus sentimientos más íntimos y se los entregaron al juez que debía decidir sobre el destino de los que mataron a sus padres. Se los entregaron en una caja cerrada. Sólo el juez, que siempre mostró una exquisita dedicación a las víctimas, debía haber conocido el contenido de esa caja. Ahora, gracias a Elisa Beni, los puede conocer cualquiera.