El caso de Córdoba no es el caso Marta del Castillo


El pasado viernes, el padre de Marta del Castillo, presa de una más que razonable desazón al conocer la ratificación de la sentencia de El Cuco –tres años por encubrimiento…– dio una rueda de prensa en la que manifestó su temor a que la desaparición de Ruth y José Bretón, los dos niños de Córdoba, se convirtiese en un caso como el de su hija.
Los padres de Marta del Castillo tienen sobrados motivos para estar indignados, descorazonados y para que desconfíen de las instituciones policiales y judiciales de nuestro país. La muerte de su hija va camino de convertirse en uno de los mayores fracasos de nuestro sistema: unos cuantos niñatos están a punto de salir casi indemnes de un execrable crimen, sin ni siquiera tener la humanidad suficiente para revelar el paradero del cuerpo de la chica asesinada. Y saben bien que esa baza –el hecho de que no haya un cadáver, siempre principal prueba de cargo de un homicidio– es la que les va beneficiar en su condena. Pero sería injusto obviar que El Cuco ha sido condenado a una pena tan ridícula, entre otras cosas porque ni el fiscal ni la acusación particular se acordaron de que había que citar a declarar a Miguel Carcaño en el procedimiento contra el menor luego condenado. Y su testimonio habría sido fundamental para obtener una condena por homicidio, asesinato o violación contra El Cuco.
Los padres de Marta tienen razones para arremeter contra el sistema, pero es injusto hacer el paralelismo que hicieron con el caso de Córdoba. Muy pocas horas después de la citada rueda de prensa, el juez enviaba a prisión incondicional sin fianza a José Bretón, el padre de los niños y principal sospechoso de la desaparición de los pequeños. No ha hecho falta que los críos apareciesen para que el juez haya dictado una resolución tan contundente. A Miguel Carcaño se le detuvo más de dos semanas después de la desaparición de Marta. Pero, además, en aquellas pesquisas participaron varias plantillas policiales, que, lejos de colaborar, perdieron mucho tiempo en ataques de celos y disputas absurdas. Ahora, los agentes de la UDEV Central se han hecho cargo de las pesquisas bajo un mando único y los agentes de Homicidios han seguido una única línea de actuación, al margen de que cuenten con la colaboración de la plantilla de la comisaría de Córdoba.
José Bretón está en prisión, gracias al trabajo hecho por la policía, que ha puesto de manifiesto las incongruencias y las lagunas del testimonio del principal sospechoso. Cualquier intento para que revele el paradero de los pequeños ha sido, hasta el momento, inútil. Bretón se ha cerrado en banda y ha aguantado la presión antes, durante y después de su detención. Ahora, con él en prisión y los medios lejos de Córdoba, la policía seguirá trabajando para que el caso tenga un final muy distinto al de Marta del Castillo. Seguro.

Anuncios

Publicado por

manuelmarlasca

Reportero, jefe de Investigación de La Sexta. Copresentador de Más Vale Tarde (La Sexta), Territorio Negro (Onda Cero) y colaborador de Espejo Público (Antena 3). Lector y corredor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s