Los líderes de la conspiranoia comienzan a desfilar por los juzgados. Ya era hora


Federico Jiménez Losantos acudirá el próximo 3 de marzo a declarar como imputado al juzgado número 36 de Madrid. Tendrá que responder por un artículo publicado en El Mundo en el que decía que los policías que investigaron el 11-M eran “encubridores, autores, inductores, cómplices o falsificadores”. Ahí es nada. El SUP, sindicato mayoritario de la policía, presentó una denuncia por injurias y calumnias y el locutor pasará por el juzgado acompañado de un abogado. ¿Qué línea de defensa seguirá Jiménez Losantos?
Esta comparecencia es sólo la primera que le espera a la estrella de la COPE. Los juzgados tramitan denuncias del ex jefe de los Tedax, Jesús Sánchez Manzano, del comisario de Vallecas, Rodolfo Ruiz… Y así hasta doce. Ya era hora de que los tribunales se ocupasen de la trama de la conspiración.

Siempre he mantenido que lo que ocurrió tras los atentados fue aún más grave que la propia acción terrorista. Gente como Jiménez Losantos y Luis del Pino, un oscuro personaje al que el diario El Mundo convirtió en articulista, han tenido barra libre para insultar, calumniar, injuriar y saltarse, no las mínimas normas de la deontología y la ética de mi profesión, sino las del sentido común. He conocido a policías que se han dejado tres años de su vida investigando los atentados, abandonando en la práctica a sus familias y que tenían que aguantar días tras día cómo no sólo se desacreditaba su trabajo, sino que se les llegaba poco más o menos que implicar en los atentados del 11 de marzo. Y eso tiene que tener un precio.
Amo, como no puede ser de otra manera, la libertad de prensa y la libertad de expresión. Y sé que el privilegio que tenemos los periodistas de tener altavoces –los medios– para expresarnos puede tener consecuencias funestas si nos equivocamos. Yo mismo me he equivocado no una, sino muchas veces. He tenido que acudir a los juzgados como imputado y he perdido algún juicio. Me equivoqué, no fui suficientemente riguroso, los controles fallaron y la justicia actuó. Así debe ser. En mi caso y en el de cualquier periodista. Amo la libertad de expresión, pero eso no significa que los periodistas estemos investidos de la impunidad con la que han actuado hasta ahora gente como Luis del Pino o Jiménez Losantos. Que se haga justicia.

Anuncios

Publicado por

manuelmarlasca

Reportero, jefe de Investigación de La Sexta. Copresentador de Más Vale Tarde (La Sexta), Territorio Negro (Onda Cero) y colaborador de Espejo Público (Antena 3). Lector y corredor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s